1/2/13

¿Democratización o mediatización de la justicia?

Por Argentina sin Juicios por Jurado

Mediatización de la justicia

Últimamente se ha puesto de moda el vacío slogan de que es necesario "democratizar" la justicia. Muchos políticos, haciéndose eco de esta falsa premisa, andan por allí pregonando que la justicia es el único poder del Estado no democrático.

Esto trasluce un preocupante desconocimiento de la Constitución Nacional y de los principios republicanos y representativos que en ella se plasman, ya que —a diferencia de los jurados, que no los elige nadie sino que surgen de un sorteo en el padrón electoral— los jueces sí son elegidos por vías democráticas (los designan el Senado provincial o nacional a propuesta de la cabeza del Poder Ejecutivo, elegidos todos por el voto popular).


Los jurados no sólo no representan al pueblo (porque no son democráticamente elegidos), sino que acaban muchas veces fallando del modo en que lo hacen los medios de comunicación. De modo que si democracia fuera opinar y juzgar como lo demandan los medios hegemónicos de comunicación, ¡el juicio por jurados sería el sistema más democrático de todos!


No es que los medios periodísticos no deban opinar sobre temas de justicia, pues de hecho es algo muy positivo que lo hagan. Se trata de no volcar livianamente en los medios de comunicación la enorme responsabilidad que implica el juzgamiento de las personas.


Es un hecho comprobado en todos los países en que existe el juicio por jurados, que el periodismo es más poderoso que los jurados. La tendencia es la de aislar al jurado, porque un titular de un diario tiene mayor influencia en el veredicto de los jurados que el mejor alegato de las partes.

Distinto es el caso de los jueces. Gracias al conocimiento especializado y a la experiencia judicial, los jueces cuentan con las herramientas necesarias para sustraerse a la influencia de los medios de comunicación. Difícilmente un medio de comunicación podría influenciar a un juez, ya que los jueces cuentan con un conocimiento científico especializado que les permite juzgar con seguridad.

Desgraciadamente, los grupos periodísticos más importantes del país serán los que en definitiva —e incluso contra su propia voluntad e intereses— podrían llegar a influir poderosamente sobre los veredictos en las causas penales más mediáticas.


La pregunta obvia es: ¿se sienten cómodos los legisladores dejando el juzgamiento de las personas en manos de las empresas periodísticas? Pareciera que sí, porque con el juicio por jurados, los legisladores están preparando el terreno para "mediatizar" la justicia penal argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario